Sociedad Zombie

No es la primera vez que pienso y medito sobre este asunto pero cada vez que lo hago estoy cada vez mas convencido de que nos encontramos inmersos en una sociedad zombie. Y digo Zombie porque actuamos como Autómatas programados.

Desde pequeños se nos introduce en una escuela donde nos educan o mejor dicho nos programan a seguir unas pautas, reglas y horarios establecidos por el gobierno, limitando ya nuestro tiempo libre, y todo con el fin de servir a una sociedad trabajando en empresa como trabajadores o esclavos del Siglo XXI. Por cierto un modelo de sociedad que no elegimos y que nos es impuesta por estados gobernados por seres corruptos y cegados por la ambición y la codicia de dinero y poder, aunque algunos nos intente convencer de que si lo elegimos cuando votamos de forma “democrática”.

Nos marcan unas pautas y reglas que consideramos que son las normales y las más adecuadas a seguir porque es lo “normal” y lo que se ha echó siempre. Nos introducen la carne desde pequeños a parte de que ya desde temprana edad nos marcan las pautas que debemos tomar y seguir. Estudiar, trabajar, reproducirse y…seguir trabajando, ya que nos limitan el sueldo para que no dejemos de trabajar hasta la fecha de nuestra jubilación que ahora dicen que va a oscilar de entre los 65 – 70 años si es que cuando llegue la fecha tienen dinero para jubilarnos.., y al fin morir. Y digo yo… ¿por qué? ¿Por qué somos tan autómatas y no despertamos de tan sombrío sueño?

Los hay que van como zombies y no despiertan. Otros que despiertan y prefieren mirar para otro lado y seguir dormidos para no cambiar su “status quo”, en fin….No hay más sordo que el que no quiere oír ni más ciego que el que no quiere ver. Y luego los hay quien despiertan y hacen lo que pueden de su parte para mejorar lo presente. Gracias a muchas de esas personas hemos ido avanzando como sociedad y hemos ido evolucionando.

A lo que nos ocupa. A causa de muchos intereses económicos se nos introduce la carne desde pequeños como algo “normal y natural” y es la tendencia que lleva la mayoría de la sociedad. Sin pararse a pensar en la historia que tiene cada pedazo de carne que se meten en su boca. Nos lo dan troceados y loncheados así hacernos menos conscientes hasta tal punto de llegar a la inconsciencia (doy fé de ello pues he sido un carnívoro inconsciente). No nos estamos dando cuenta de que lo que se esta metiendo en la boca es la carne de otro ser vivo que tiene tanto derecho a vivir su vida como nosotros. Tampoco se es consciente de la explotación, maltrato y mala vida que se le da a ese ser hasta que llega su trozo de carne a la boca del comensal. ¿Habéis visto alguna vez como trasportan a las gallinas en los camiones? ¿qué habéis pensado al respecto?,¿habéis visto alguna vez una granja avícola de gallinas? ¿Como las tienen enjauladas y explotadas hasta su muerte?¿y visto como hacen la matanza al cerdo para hacer chorizo y coger su carne? Etc. No hace falta presenciarlo en persona, ya hay documentales y videos al respecto por si os queréis hacer una idea. Vídeos que no introduciré en esta entrada pues no soporto ver esas imágenes.

Si hay algo peor que ser Zombie es despertar y ser consciente de estas atrocidades y explotaciones animales y mirar para otro lado. Algunos dirán ¿y qué puedo hacer yo al respecto? Yo entonces les invitaría a hacer una reflexión al asunto y les invitaría a que cambiaran su dieta. Esto sería sin duda un canto a la vida y al amor y daría un golpe de efecto en contra a la explotación y el maltrato animal que muchos empresarios hacen con el fin de llenar sus billeteras a consta de criaturas inocentes e indefensas.

+++++++

“Si te gusta lo que ves y lees en este post, comparte el contenido, dale a un me gusta y/ó suscríbete al blog, dejando tu correo electrónico en “sígueme”, también puedes seguir por Facebook ó wordpress. Esta es sin duda una forma de recibir tu apoyo y sentirme motivado para seguir trabajando en el blog. Gracias por tu atención y por leerme.”

Aditivos de origen animal

Una de las cosas que aprendí cuando me hice vegano fue a mirar todas las etiquetas de los productos que compro en el súper. Para mí antes un mundo totalmente desconocido pues por el tipo de dieta que llevaba practicamente ignoraba las etiquetas que llevan los productos que adquirimos en el súper.

Una vez me fui adquiriendo experiencia y conocimientos, quede realmente sorprendido (y no para bien), de la gran cantidad de aditivos que nos meten en los alimentos procesados, ya no solo que sean de origen animal ó no, sino que te encuentras aditivos que pueden ser realmente perjudiciales para la salud. A mi padecer y en mi modesta opinión no debería de ser toledable de que nos metieran tanta basura en los alimentos que comemos… y si he dicho basura.

He llegado a leer en la etiqueta de una simple palmera de un súper, que podía contener trazas de pescado ¿?, aparte de un montón de aditivos, los famosos E-XXX que no tienes ni idea de lo que te estas comiendo.

Gracias mi amigo George, también vegano, y a otras fuentes de internet, he podido crear una tabla bastante completa de los Aditivos que son de origen animal y aquellos que son de “posible origen animal”. Continuación os dejo la tabla que os recomiendo o bien que os la descarguéis del blog o bien que le hagáis una captura de pantalla con vuestro móvil para llevarla siempre encima y os sirva de guía para poder consultarla y saber que os estáis llevando a casa

Imagen Aditivos de Origen Animal

En lo que respecta a los Aditivos de posible origen animal, si os encontráis estos aditivos en un producto que deseáis comprar y no especifica si es de origen animal o vegetal, yo en vuestro caso, desestimaría la compra y buscaria otro producto igual o similar de otra marca que no llevara el consiguiente aditivo.

+++++++

“Si te gusta lo que ves y lees en este post, comparte el contenido, dale a un me gusta y/ó suscríbete al blog, dejando tu correo electrónico en “sígueme”, también puedes seguir por Facebook ó wordpress. Esta es sin duda una forma de recibir tu apoyo y sentirme motivado para seguir trabajando en el blog. Gracias por tu atención y por leerme.”